Impresoras Fotográficas

Las impresoras fotográficas son impresoras diseñadas específicamente para la impresión de fotos, pudiendo alcanzar una definición y calidad comparable a la que se consigue en un laboratorio fotográfico. Generalmente se trata de impresoras de chorro de tinta pero que cuentan con un número superior de boquillas que pulverizan la tinta sobre el papel fotográfico y que dan una mejor definición a la imagen y un color más ajustado.

Si se coloca un cartucho de tinta especial y se utiliza un papel especial, una impresora normal de chorro de tinta se puede adaptar para imprimir fotografías.  Aunque esto es posible y la calidad de las fotos impresas con una impresora de tinta es muy buena, éstas no deben confundirse con una impresora fotográfica. Una impresora fotográfica ha sido diseñada específicamente para la tarea de imprimir fotografías, aunque también pueda utilizarse para imprimir sobre otros tipos de soporte como papel ordinario, sobres o transparencias.

Las impresoras fotográficas suelen tener la opción de imprimir fotografías directamente desde la cámara digital, sin necesidad de que las fotos se visualicen antes desde el ordenador. También suelen incorporar un lector de tarjetas de memoria.  Este aspecto posibilita que se puedan imprimir sin un ordenador.

Las ventajas de las impresoras fotográficas son:

  • Calidad de impresión: La calidad de la fotografía que se obtiene es idéntica a la de un laboratorio fotográfico.
  • Las impresoras fotográficas cuentan con una pantalla en la que se puede retocar la imagen hasta dejarla a gusto (ajustar contraste, luminosidad y recortar la imagen).
  • Hay o existe gran variedad de papeles fotográficos en el mercado que van desde “los de uso diario” hasta los de “calidad Premium”.
  • Algunos cartuchos de tinta pueden llegar a imprimir más de 500 fotografías a hoja completa y con la máxima resolución;
  • Las fotografías pueden imprimirse con  o sin ordenador.

Las impresoras fotográficas también presentan algunas desventajas:

  • Los cartuchos de tinta son muy caros en comparación con los cartuchos de tinta normales;
  • El papel fotográfico de alta calidad también es caro.